Los límites de la autorregulación
Oct27

Los límites de la autorregulación

La autorregulación es la capacidad que posee un organismo, individuo, grupo o medio para regularse a sí mismo ante los cambios provocados por la evolución interna o por la adaptación a los cambios producidos por la interacción con el exterior. El objetivo de la autorregulación es la adaptación para el mantenimiento del equilibrio u homeóstasis (sinónimo de supervivencia). Confiar en la capacidad de autorregulación supone entender que un organismo, individuo, grupo o medio puede lograr el equilibrio espontáneo, sin necesidad de la intervención de otros factores, entidades o instituciones externas. Un ejemplo cercano y sencillo de esto es la fiebre. La fiebre es un mecanismo presente en todos los animales que actúa como respuesta adaptativa, ayudando al cuerpo a combatir los organismos que causan enfermedades y surge en respuesta a unas sustancias llamadas pirógenos que se derivan de bacterias o virus que invaden el cuerpo, o que son producidas por las propias células. Confiamos entonces de base en nuestro sistema inmunitario y su capacidad para sanar y restaurar el equilibrio y por ello podemos respetar los procesos febriles. Pero, ¿qué sucede cuando el sistema inmunitario, por ejemplo, no está lo suficientemente desarrollado para hacer frente a un proceso interno anómalo o a un agente externo especialmente agresivo o problemático? Sucede que el mecanismo de autorregulación o bien no es suficiente o desfasado de su capacidad se convierte en un proceso destructivo que daña al propio organismo y desbarata su equilibrio. Confiamos en la capacidad de autorregulación de la naturaleza. Pero, ¿también con estos?: mejillón cebra, almeja asiática, mosquito tigre, avispa asiática, milpiés cardador, oruga perforadora de palmeras, gorgojo de las palmeras, erizo egipcio, visón americano, perca americana… y el largo listado de especies que en este momento se consideran invasoras en España. Confiamos en la capacidad de autorregulación de la naturaleza y somos un elemento más de la misma y, ¿qué hay del CO2, de la superpoblación, de la deforestación…? Confiamos en la capacidad de autorregulación de las sociedades y ¿qué hay de los golpes militares, de las imposiciones del banco mundial, del control de los medios de comunicación, de la especulación financiera con el agua o los alimentos…? La autorregulación va a estar ahí, a veces quizá tardará demasiado para los tiempos que manejamos, a veces terminará en la muerte o el colapso y el ciclo continuará, a veces no estaremos dispuestos a aceptar sus consecuencias o dirección. Y claro, confiamos en la capacidad de autorregulación de los niños. ¿En cualquier circunstancia, ante cualquier estímulo, objeto, persona, tecnología, espacio, entorno social…? Más bien, no. Sabemos que en función de su nivel de madurez física y psicológica hay ciertas...

Read More
Whatsapp y niños
Oct27

Whatsapp y niños

¿Sí? ¿No? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Cuándo? ¿Cuánto? Cómo?  “En esta vida no hay nada que sea bueno o malo per se. Depende de la consciencia de las implicaciones, de las condiciones y del tipo de uso, de la dosis… cualquier cosa interna o externa puede pasar de lo anecdótico a lo problemático, de lo inocuo o lo nutritivo a lo tóxico, de lo constructivo a lo destructivo, de lo gracioso a lo trágico.”  Fyrsta Oakwood Razones Una de las razones fundamentales por las cuales puedes estar leyendo esto es que haya sucedido que en el entorno de tu hij@ amigos, compañeros, conocidos estén usando el Whatsapp para comunicarse y que tu hij@ queda fuera de la comunicación si no lo usa. Probablemente te haya sucedido a ti lo mismo con esto y con otras cosas. Así es, esto es un problema. Es difícil empujar el río y en ocasiones la corriente nos arrastra. Aun así seguro que tenemos posibilidad de aventurarnos en la corriente con una tabla de salvación, flotador o canoa. Ese apoyo es la información y la consciencia que nos ayuden a acompañar en ese proceso, aunque sea forzado, y tratar de que sea lo más constructivo posible. Desde luego que no es lo mismo abordar esto con 8, 9, 10, 11, 12, 13… años, además de la edad hay que tener en cuenta las características individuales  y el entorno. Esto es abrir una puerta y es interesante tener perspectiva de lo que viene después. Ni WhatsApp es un juego, ni un teléfono un juguete, las necesidades personales y sociales pueden cubrirse de muy diversas maneras y con nuestras decisiones vamos orientando el camino. Trataré de poner conciencia, algo de información y generar una serie de puntos de reflexión para que decidas lo que decidas optes por la opción más adecuada, encuentres la mayor tranquilidad y puedas afrontar los problemas con conocimiento de causa. De lo que no voy a hablar. Adelanto que en este artículo no voy a tratar sobre los peligros de  Whatsapp en relación al sexting, ciberbulling u otro tipo de acosos y peligros relacionados con la integridad psicológica y física de los niños. Sobre esto hay mucho escrito. Empezando por el principio. Antes de entrar en el terreno infantil creo que es interesante entrar en el terreno adulto. Vamos a hacerlo en forma de preguntas. Es necesario responder todas honestamente y ampliamente si es posible. Si no eres capaz de responder alguna pregunta no sigas leyendo este artículo hasta que lo soluciones. Te fallaría la premisa básica de “saber para enseñar”. ¿Qué es  Whatsapp y para qué sirve? ¿Cuáles son las características...

Read More
Películas y valores
Abr24

Películas y valores

Hace unos días me llegó un post en el que se recomendaban 10 películas que enseñan valores a los niños. He de decir que no estaba de acuerdo ni en la selección ni en los supuestos valores que transmitían. Pero esto es cuestión de gustos y visiones. Los valores son opiniones sobre cómo deben y no deben ser las cosas. Sobre lo que se considera más o menos importante o incluso bueno o malo. Los valores corresponden al campo del razonamiento moral y de la ética. Las películas, los cuentos, las leyendas, los videojuegos, la publicidad, etc. muestran valores. Algunas de forma muy evidente y otras de forma muy sutil. Algunos con los que estamos de acuerdo y otros que rechazamos, porque en eso consiste el asunto de los valores, son personales. Pero lo importante es que por mucho que nosotros o nuestros hijos veamos 50 veces una película que supuestamente transmite compañerismo, solidaridad e integración de la diferencia, por ejemplo, no es suficiente para que esto se integre como propio. Las películas, cuentos, leyendas, videojuegos, etc. son representaciones o modelos que tanto nosotros como los niños contrastamos con la realidad en la que vivimos. Que se integren, asuman o incorporen como propios o no dependerá de que éstos se reproduzcan, o no, en nuestro entorno, en los modelos reales con los que convivimos día a día. Nuestra película solidaria, compañera e integradora en un entorno competitivo, egoísta y marginador influirán tanto en nuestras vidas como una botella de vino vertida en una piscina olímpica, o en plan casero como una gota de ese mismo vino en una jarra de agua. Haz la prueba. Si quieres que tus hijos sean solidarios, creativos, persistentes, fuertes antelas dificultades, felices… o lo que creas que es importante para sus vidas, empieza por revisar tu comportamiento, tus palabras, tus actitudes y las del entorno de influencia que...

Read More
Ayudar a estudiar: Buscando el estilo
Abr24

Ayudar a estudiar: Buscando el estilo

No todos somos iguales ni física, ni emocional ni intelectualmente. Tenemos nuestras peculiaridades a la hora de afrontar los retos cotidianos. Por esto mismo no todos estudiamos, ni podemos estudiar de la misma manera. Si quieres ayudar a tu hija o hijo a estudiar es importante que descubra cuál es su estilo de estudio para que pueda aprovechar al máximo su potencial. Como aún pervive en nuestra sociedad una cultura educativa de la evaluación, en vez de una del aprendizaje, será necesario hacer una cierta adaptación para poder responder a las exigencias del sistema. Pero esto se ha de hacer teniendo en cuenta y respetando al máximo nuestra diversidad ya que si no es así no sólo estamos condenados al fracaso en la institución educativa sino que nos situamos ante una situación de riesgo personal (ansiedad, estrés…) Hay seis aspectos clave sobre los que incidir para ayudar a que tus hijos puedan extraer lo mejor de sí mismos, disfrutar en lo posible de su etapa de estudios y además responder a las exigencias de las instituciones educativas. Deja por un momento de lado tu idea de cómo hay que estudiar y prepárate para escuchar y descubrir junto a tu hija o hijo cuál es su estilo. Estilos de aprendizaje: No todos aprendemos igual. Aprender es recoger y elaborar la información, la base para generar conocimiento. Algunos aprendemos principalmente de forma visual (Imágenes, espacios, estructuras…), otros de forma auditiva (Sonidos, palabras, discursos…), otros de forma cinestésica (haciendo, manipulando, experimentando, construyendo…). Es fácil hacer un diagnóstico sobre cuál es nuestro estilo principal, que no único, de aprender. Simplemente preguntate o pregunta en cómo y qué  recuerdas de lo que hiciste el fin de semana pasado o las últimas vacaciones y como lo transmites a los demás, verás que es bastante evidente. Estilos de trabajo: Cada uno necesita una forma diferente de trabajar, dónde, cuándo y cómo hacerlo, veamos algunas preguntas que pueden ayudar a definir esto: ¿Cómo te sientes más cómodo estudiando (espacio de trabajo, cosas que prefieres hacer, tiempos…? ¿Con qué materiales? Quizá tu hija o hijo necesite moverse, o dibujar, o escribir, o recitar, estudiar en silencio o con música, solo o con gente, con muchos o pocos objetos a su alrededor… Método de trabajo: Si no existe uno que sea claro, vamos a ir definiéndolo. Un buen método, que es método de cada uno, ayuda a ser más eficaz (lograr lo que se pretende) y eficiente (lograrlo con el menor gasto de recursos: tiempo, energía física o mental, materiales, etc.) El método supone definir la forma en la que se estructura el aprendizaje, la recogida y elaboración de...

Read More
Concentrarse
Nov25

Concentrarse

La concentración es esa complicada capacidad de poder mantener la atención en algo durante el tiempo que sea necesario, venciendo las distracciones tanto externas como internas. Es muy importante tener en cuenta que las distracciones provienen de nuestro interior o se gestionan desde nuestro interior. Así que el asunto prioritario es conocer el funcionamiento de tu atención. Es posible entrenar las habilidades de concentración. Dedicaremos otro artículo a explicarlas. Ahora veamos algunas cuestiones importantes para qué empieces a manejar este tema. Y tu, ¿Cómo lo haces? Todo el mundo no se distrae con las mismas cosas. Es importante conocer lo más concretamente posible qué es lo que arrastra tu atención. Las distracciones pueden tener un contenido e incluso ser buenas delatoras de tus auténticas necesidades. Gestionar el cansancio Otro elemento importante relacionado con la concentración es el cansancio tanto físico, como psicológico y emocional. En general no somos sensibles y conscientes de nuestra progresión de cansancio hasta que ya no somos capaces de hacer algo. Descansar es útil pero es más útil saber de qué estamos descansando, tomar conciencia de nuestros niveles de cansancio y saber parar antes de llegar al límite. El sobreesfuerzo es enemigo de la concentración. El entorno En determinadas actividades y entornos, la prevención ayuda mucho. Por ejemplo para una tarea de estudio o trabajo podemos eliminar de nuestro espacio la mayor cantidad de objetos inútiles susceptibles de convertir se en distractores. En esta línea las condiciones físicas también influyen: la postura, los lugares en que nos sentamos, el flujo y la cantidad de la luz, la temperatura ambiental, la ventilación… Conócete. “Conócete a ti mismo”. Aunque suene a tópico nadie mejor que uno mismo sabe cuáles son sus límites, sus ritmos de activación, sus intereses… Esto te puede servir para planificar tus actividades, alternar contenidos, etc. Organizarse Organizarse es clave. Si rondan por tu mente cosas pendientes, debes detenerte escucharlas y darles una respuesta. Elije que es lo importante y planifícate.   Contrólate. Hay tareas que necesitan de un límite por ejemplo la atención a los móviles, redes sociales. Elige bien el momento en que las vas a atender y en las que no. No pueden estar todo el rato presentes. Por lo demás siempre ayuda mantener unos buenos hábitos, ejercicio, descanso, alimentación, control de estímulos y...

Read More
Crianza y Educación
Nov11

Crianza y Educación

“Los hijos no vienen con libro de instrucciones”. Desde el embarazo a la adolescencia tenemos dudas y preocupaciones sobre cómo solucionar y acompañarles en relación a: Crianza / Comportamiento / Normas y Límites / Dificultades escolares / Desarrollo Normal / Amistades /...

Read More