¿Cuál es el mejor enfoque terapéutico?

En muchos aspectos nos podemos encontrar iguales y en muchos otros encontrar una sana y enriquecedora diferencia.

Percibimos, sentimos y pensamos de formas diferentes. La combinación de predisposiciones y experiencias vitales hacen de cada una y cada uno de nosotros un sujeto único que está en constante evolución. Evolución en la que vamos transitando etapas, cambiando relaciones y modos de relacionarnos. Cambian nuestros puntos de vista sobre la realidad, sobre lo adecuado e inadecuado, sobre lo posible y lo imposible, sobre las certezas y los misterios.

Este camino vital no está exento de momentos de incertidumbre, de obstáculos percibidos, de crisis internas, de conflictos con el exterior y de la combinación de ambos. En este camino a menudo nos encontramos con la necesidad de contar con ayuda, a veces profesional.tunel

En esos momentos surge la pregunta de con quién, dónde y cómo recibir esa ayuda. La persona y el modelo terapéutico que pueda serte más conveniente, Las dos cosas son muy importantes.

Hay a tu disposición muchos modelos terapéuticos de referencia, diferentes encuadres teóricos y técnicos orientados a la solución de problemas y el desarrollo y la transformación personal.

Modelos cognitivos, dinámicos, humanistas, psicocorporales, transpersonales, combinados, integrativos… Entre ellos hay significativas diferencias en lo que se refiere a su visión de la persona, de la salud mental, de los límites y claves para que algo sea o no sea un problema y de cómo se debe abordar.

Entre ellos también hay muchos puntos de similitud, más de los que en apariencia se pretenden tener.

Pero la otra parte, la realmente más importante, es la persona que vas a tener en frente o junto a ti. Por un lado porque como persona posee sus peculiaridades, su trayectoria vital, su carácter. Por otro porque profesionalmente también tiene sus peculiaridades, su trayectoria, su visión del encuadre, sea el que sea. Y también porque tiene una formación, reglado o no, más o menos extensa, una experiencia más o menos extensa, un trabajo sobre sí, más o menos profundo, un determinado grado de ética y honestidad, de aceptación y negación de sus capacidades de tratar determinados temas o problemas, mayor o menor amor y dedicación a su trabajo e inquietud por mejorar.

Todo esto va a hacer que independientemente de que sea analista freudiano, junguiano, lacaniano, reichiano, adleriano…, humanista, gestaltista o gestaltero, bioenergetista, cognitivo de primera, segunda o tercera generación, transpersonal, integrador, integrativo, etc. , independientemente de su “etiqueta” sea alguien que te acoja, te escuche, te entienda, te respete y te ayude. Alguien con quien puedas establecer una relación terapéutica que sea enriquecedora y que tenga su inicio, su desarrollo y su conclusión.

Poco a poco iré subiendo pequeñas fichas informativas en las que conocer diversos encuadres. Hasta entonces si necesitas información sobre tu “asunto” y cómo orientarlo, no dudes en contactar y te daré la mejor orientación de la que sea capaz.

Axier Ariznabarreta

Author: psiconline

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>