El día en que volvió a decir: NO

De improviso, sin que nadie lo esperara, ni ella misma, de su boca surgió una sílaba, una palabra que en sí era todo un discurso: NO.no esku
Esa vez su expresión fue titubeante, el tono apagado, casual, como si se tratara de una pompa de jabón explotando en el silencio.
Volvió a repetirla esta vez con más energía: ¡NO! Lo hizo dos, tres, cinco veces. Cada una de ellas brotaba de un lugar más profundo. Eran ráfagas de calor que dolían en el pecho al brotar y dejaban tras de sí una sensación de desahogo y por fin vacío.
No dijo más. Se alejó mientras una especie de sordo terremoto iba desatándose por todo su cuerpo.
Sólo cuando cerró la puerta tras de sí comenzó a llorar. Era un llanto desgarrador, oleadas violentas, furiosas, convulsas. No recordaba haber llorado así en toda su vida.
Pasados unos minutos de incontrolable abandono a su cuerpo empezaron a surgir recuerdos, imágenes, palabras en su mente.
No era la primera vez que lloraba tan profundamente. Alguna vez, hace mucho tiempo lloró con todo su cuerpo, luego cientos de llantos fueron ahogados, silenciados, ocultos, contenidos.
No era la primera vez que decía NO. Hace mucho, muchísimo tiempo, había rechazado lo que no quería, lo que no le gustaba, lo que le dañaba. Luego dejó de hacerlo, primero reprimiéndose y después olvidando siquiera la posibilidad de poder hacerlo.

Axier Ariznabarreta

no signal

Author: psiconline

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>