La separación temporal como opción

La separación temporal es una opción que se puede tomar en un proceso de conflicto de pareja, puede ser una buena medida de reflexión y conciliación o ser un nuevo problema, depende de cómo se lleve a cabo. Es una opción delicada y por ello ha de tratarse con sumo cuidado.dos o unos

La separación temporal es una buena opción cuando la tensión acumulada hace que la convivencia en la pareja sea difícilmente sostenible e impida cualquier tipo de comunicación orientada al afrontamiento del problema o la mínima toma de distancia necesaria para la reflexión sobre la situación. La separación temporal puede ayudar a eliminar tensión sobre la situación, evitar agravar el conflicto y coger perspectiva.

Cuidado! Es importante descubrir sobre todo si la llamada separación temporal es simplemente una forma atenuada de llevar a cabo un divorcio ya decidido y también aclarar en su caso que ambos miembros de la pareja entienden lo mismo por separación temporal.

Cuando es útil.

Como decíamos una separación temporal permite rebajar el nivel de tensión. Los sentimientos negativos (frustración, rencor, impotencia…) pueden ser muy fuertes y el patrón de convivencia y comunicación hace que cualquier acto o intento de comunicación acabe por “echar más leña al fuego”.

También ayuda a coger perspectiva con respecto a la relación y a la persona que es nuestra pareja. La distancia física tiempo y espacio personales y la ruptura de rutinas, en el mejor de los casos ayuda a revisar la historia de la relación, a ver a la persona con la que en un momento decidimos compartir nuestra vida y a aclarar los sentimientos y necesidades que nos han unido, que nos unen y que queremos que nos unan.

Pero la separación en sí misma no es una varita mágica. Su potencialidad requiere de acompañamiento, trabajo y seguimiento. No solo es importante aclarar los objetivos sino trabajar sobre ellos durante el proceso. Examinar lo que no funciona y plantearse qué es lo que se necesita para que funcione.

Cómo.

  • Plantear con claridad y honestidad la finalidad de este “Tiempo muerto” y determinar los puntos sobre los que reflexionar: qué va mal, bases que sostienen la relación…
  • Acordar los aspectos prácticos sobre economía, relaciones personales, familiares y sociales, tipo de custodia de los hijos (si los hubiera), visitas, pediatra, colegio…
  • Si van a existir y cómo y cuándo van a ser los encuentros de la pareja.
  • Cómo supervisar o gestionar la separación y cómo recibir ayuda para hacerlo.
  • Qué plazo va a tener esta separación y cómo se van a evaluar estos plazos.

 

Por cuánto tiempo.

Lo más recomendable es fijar plazos definidos para la separación temporal, aunque estos pueden ser revisables en función de cómo resulte la experiencia y siempre de forma supervisada.

Los plazos ejercen una acción positiva sobre la reflexión y el trabajo personal necesarios en el proceso.

No podemos hablar de plazos recomendables porque cada pareja y las personas que la componen son diferentes. De lo que sí podemos hablar es de que estos no deben ser excesivamente cortos y de que la separación temporal no debe romperse de forma temprana. La separación va a generar sobre todo al comienzo muchas dinámicas personales que necesitan asentarse. La euforia o la sensación depresiva, la sensación de carencia o de libertad, las facilidades o dificultades de “auto-organizarse” tiempos, actividades… y otros elementos requieren de un tiempo de estabilización y adaptación y para ello el factor tiempo es importante.

¿Y después?

Cuando el tiempo decidido ha pasado y aun habiendo un seguimiento durante el proceso, es momento de tomar una decisión. La pareja decidirá si retornan a la convivencia o, por el contrario, deciden separarse definitivamente e iniciar los trámites legales de divorcio en el caso de que haya matrimonio.

La decisión de volver a convivir genera una nueva etapa que hay que encarar como tal. Una separación temporal marca un antes y un después en la vida de cada uno y en la relación. Suponemos que se ha producido un proceso de reflexión sobre la relación en pareja y se ha recuperado el imprescindible espacio personal que contribuye a que el sistema de pareja sea dinámico y genere un enriquecimiento y crecimiento mutuo a través del proyecto común.

Las dificultades, los problemas, algunas tendencias personales y relacionales no van a desaparecer mágicamente.  Sin embargo, ahora dispondrán de una mayor perspectiva y habrán cultivado algunas habilidades que les harán encarar los obstáculos con mayor eficacia.

La decisión de separarse definitivamente se basará sobre las mismas bases que comentábamos sobre la decisión de volver a convivir: reflexión sobre la relación y espacio personal. Desde aquí el proceso puede llevarse a cabo con mayor calma y colaboración.separandose

Resumiendo.

  • Claridad en los objetivos.
  • Claridad en las formas y las normas.
  • Claridad en los plazos.
  • Trabajo y supervisión durante el proceso.

 

Si te encuentras en un conflicto de pareja y necesitas orientación, consejo o ayuda para gestionarlo, ponte en contacto y trataremos de darte el mejor apoyo posible con el objetivo de que puedas superar tus dificultades, tomar las decisiones más correctas y poder crecer como persona.

Author: psiconline

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>