Psicoterapia y Normalización

Considerarnos objetos pasivos que reaccionan ante estímulos, de forma previsible y en evolución lineal ayuda a definir unos ciertos criterios de “normalidad” y toda una batería de respuestas para corregir sus desviaciones. Entre ellas la psicoterapia.

Ni somos objetos pasivos reaccionando de forma previsible, ni somos lineales como no lo es la realidad.black sheep

La “normalidad” tendría que ser solo un punto de referencia entendido como algo dinámico, flexible, variable y que además tiene a su alrededor un amplio espectro de variaciones posibles. Sin embargo la “normalidad” se entiende como un objetivo, una especie de puzle acotado en el que todos tenemos que entrar sea como sea y que de no entrar, tiene previstos sus “medios correctivos” y “guetos” establecidos para ubicar a los “anormales”.

Los seres humanos somos diversos, evolucionamos, como nuestro entorno. Tenemos algunos defectos de fábrica que nos limitan y también nos abren nuevas posibilidades de evolución, como nuestro entorno.

La naturaleza, la cultura, las sociedades son diversas y evolucionan. No reconocer esta diversidad y posibilidad, tratar de que todas las piezas encajen, no solo es bastante estúpido sino que va en nuestra contra como personas y como especie.

Cuando a través del diagnóstico, de la educación o la re-educación perdemos la perspectiva podemos llegar a ser muy dañinos.

La psicoterapia al servicio de la “normalidad”, del reencaje de los discordantes es una herramienta anti-evolutiva y peligrosa.

La psicoterapia es un espacio de cuestionamiento para el paciente, el terapeuta, las teorías, las prácticas y para la sociedad.

soloEl “enfermo” puede ser un “anormal” en una “sociedad enferma”. ¿A quién hay que cambiar?

Para mí, un diagnóstico es un punto de referencia, que constantemente tengo que poner en cuestión. Si no es así: ¿De qué sirve mi trabajo? ¿No se supone que ayudamos a mejorar, evolucionar o incluso curar? Siempre he tenido claro que no quiero ser un “funcionario de instituciones psico-penitenciarias”.

Puedo ayudarte a convivir con la normalidad pero no puedo pedirte que renuncies a lo que eres por ser “normal”. No en un “grupo enfermo”, en una “familia enferma”, con una “pareja enferma”…

Habitualmente la diversidad provoca sufrimiento, mucho, incluso dolor, no podemos negarlo. Como tampoco podemos negar que todos somos sujetos y agentes de cambio internos y externos al mismo tiempo.

La normalidad de hoy no es la misma que la de ayer, ni la misma aquí que allá. ¿Por qué será?

Terapia significa servicio. Los psicólogos hemos de plantearnos a quien servimos, si a las personas, al ser humano o a las normalidades impuestas y consensuadas en base a ciertos intereses que nos superan.

Diagnóstico y normalidad son solo puntos de referencia. La apertura, el reconocimiento de la diversidad, la potencialidad son actitudes que favorecen el cambio y el crecimiento.

Axier Ariznabarreta – Psicólogo

Author: psiconline

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>